• ¿Por qué ha salido este árbol aquí?

    ¿Por qué ha salido este árbol aquí?

    ¿Por qué ha salido este árbol aquí? ¿Cuantas veces te has hecho esta pregunta al ver fotos de árboles creciendo en situaciones extremas y lugares imposibles? La vida se abre paso en cualquier situación, en cualquier resquicio donde haya unas mínimas condiciones para germinar. La ecología puede explicar este tipo de comportamientos.

    Imaginémonos cualquier situación que pueda darse en el planeta tierra. De la montaña más alta, al desierto más extremo. Siempre habrá un ser vivo que pueda ocupar ese nicho. Las plantas y seres vivos pueden llegar a vivir en ecosistemas extremos, y para ello han tenido que adaptarse a ese entorno.  

    Los árboles que viven en latitudes bajas y medias no pueden vivir en latitudes altas. Al igual que a latitudes muy elevadas pasamos a otras formas diferentes de vida, adaptadas a esas condiciones extremas. Por ejemplo, ¿Vosotros que hacéis cuando tenéis frío? Abrigarnos lógicamente para tener calor pero, aparte de eso ¿Qué hacemos? Habitualmente nos recogemos, nos acurrucamos si estamos en la cama o en el sofá. Haciendo esto, conseguimos tener menos frío, o dicho de otra manera, perdemos menos calor. Esto mismo puede aplicarse a las plantas. Si os dais cuenta, los árboles que viven en latitudes medias con climas más favorables tienen unas grandes y hermosas hojas. Pensad en un abeto. Las hojas de un abeto son muy pequeñas, reduciendo el tamaño de sus hojas el abeto reduce la superficie expuesta a las condiciones del entorno donde habita, perdiendo así menos calor.

    ¿Por qué ha salido este árbol aquí?

    Un caso de reducción del tamaño de hojas más extremo es el de las ericaceas, comúnmente conocidas como brezos. Estos arbustos, que pueden tener diferentes alturas, tienen las hojas y las flores reducidas a una mínima expresión. Habitualmente forman vistosos mantos rosados o blancos en parajes de media y alta montaña. 

    Hay plantas por todos los sitios

    Otras especies se adaptan de forma más extrema. En el caso de las plantas con bulbo, la parte aérea es visible en épocas de clima favorable y se mantiene en forma de bulbo cuando las condiciones son desfavorables. Estas plantas habitualmente se sitúan en regiones de clima mediterráneo.

    Pero igual que hay adaptaciones al frío extremo, las hay también para climas secos. En este tipo climas suelen abundar lo que llamamos plantas crasas. Estas plantas suelen tener un aspecto carnoso y turgente. Esto se debe al tipo de tejido que forman sus hojas, el cual les permite almacenar más cantidad de agua que otro tipo de plantas. Las más conocidas dentro de estas plantas son los cactus. Los cactus tienen las hojas modificadas en forma de espinas y los tallos son carnosos y fotosintéticos.

    A parte de las adaptaciones al frío y sequía extremos también existen adaptaciones a otro tipo de condiciones extremas.

    ¿Por qué ha salido este árbol aquí?

    En conclusión ¿Por qué ha salido este árbol aquí?

    Cada vez que veamos crecer una plantita o un árbol en un lugar poco habitual pensemos que, por raro que parezca, ese lugar es apto para la vida.

  • el color de las hojas en otoño

    El color de las hojas en otoño

    Imaginémonos el otoño. Época de cambios en el paisaje, cambio de clima, de las horas de luz… Pero también podemos apreciar un cambio significativo en nuestros bosques. Los árboles están próximos a la reducción de su actividad vegetativa y las hojas van perdiendo su función. Antes de caer al suelo para formar un tapiz otoñal, las hojas cambian de color. Si nos preguntasen qué color tienen las hojas antes de caerse del árbol, nuestra respuesta inmediata sería “amarillo”. Si, el color de las hojas en otoño es mayoritariamente el amarillo. Pero existen especies, cuyas hojas al llegar el otoño se tiñen de rojo antes de caer.

    el color de las hojas en otoño

     

    El color del otoño es predominantemente amarillo

    No tenemos más que salir a pasear por el monte o el parque más cercano, o por las grandes avenidas de nuestras ciudades para observarlo. Nuestros árboles visten hojas de color amarillo. Al llegar esta estación las horas de luz disminuyen, así como la fuerza de la radiación solar. Este fenómeno provoca que las hojas de los árboles tengan “menos trabajo que hacer”. Al disminuir la frecuencia y la fuerza de la radiación solar, la clorofila disminuye en las hojas dando paso a otros pigmentos diferentes. Éstos pigmentos que aparecen son los que le dan el color amarillo a las hojas en otoño.

    En otras ocasiones, los pigmentos que predominan en las hojas tras la disminución de la clorofila son diferentes. Y reciben el nombre de antocianina. Existen varias investigaciones para explicar este fenómeno. Una de ellas la de Simcha Lev-Yadun, de la Universidad de Haifa-Oranim (Israel), y Jamo Holopainen, de la Universdad de Kuopio (Finlandia), en la que se indica que las causas hay que buscarlas 35 millones de años atrás. En esta época los insectos que se hospedaban en las hojas absorbían sus aminoácidos, pero también introducían sus huevos. El resultado era obviamente perjudicial para el árbol. Así que los árboles optaron por invertir parte de su energía en cambiar las hojas de amarillo a rojo para evitar esta situación. 

    Otra teoría, de Emily M. Habink de la Universidad de Carolina del norte, apunta que el color rojo nos indica dos cosas. El cambio de pigmento y que el árbol tiene sus raíces en suelos poco favorables. Según Habink, en lugares donde el suelo es pobre en nitrógeno y otros elementos esenciales, los árboles tienden a producir más pigmento rojo de lo normal. Este pigmento protegería a estos ejemplares de la radiación ultravioleta y evitaría la producción de radicales libres. 

    Aunque la mayor parte de los árboles que colorean sus hojas de rojo en otoño están en norteamérica, también exiten ejemplares en España. Para muestra, este ejemplar de Liquidambar styraciflua situado en la plaza del poniente de Valladolid.

     

    el color del otoño

     

    ¿Por qué se caen las hojas en otoño?

    El cambio de color precede a otro hecho inevitable del otoño, la caída de la hoja. Con la disminución de la actividad de las hojas, éstas producen menos de lo que al árbol le cuesta mantenerlas. Dicho de otra manera, con la energía que producen al árbol no le es rentable mantenerlas. Por lo tanto, la estrategia más rentable es perder la hoja y pasar el invierno en período de baja actividad. El resultado en el bosque es un tapiz de hojas de diferentes tonalidades. Tapiz, que formará parte de la materia orgánica, que tras diversos procesos servirá de alimento a las plantas de las que proviene, completando así su ciclo de vida.

     

    Más información sobre este tema la podéis encontrar en los siguientes enlaces:

    http://www.muyinteresante.es/curiosidades/preguntas-respuestas/ipor-que-las-hojas-de-los-arboles-en-otono-son-rojas-en-america-y-amarillas-en-europa

    ¿A QUÉ SE DEBE EL COLOR ROJO DE LAS HOJAS DE ÁRBOL EN OTOÑO?

     

  • Cuando la madera se convierte en juguete

    Cuando la madera se convierte en juguete

    La madera, como bien sabemos todos, tiene muchos usos. Si ahora mismo, en la época en la que vivimos, nos preguntasen sobre productos que se obtienen de la madera ¿Cuál sería nuestra respuesta? Pues lo que más vemos, muebles, parquet, casas… Pero,  ¿qué pasa cuando la madera se convierte en juguete?

    Actualmente son poco frecuentes, pero retrocedamos unos años. En otra época, cuando no estábamos rodeados de tecnología, los juguetes de madera siempre estaban presentes en las casas. En algunos casos, eran los propios padres de nuestros padres y abuelos los que hacían estos juguetes para sus hijos. Para ello utilizaban la leña del monte, contribuyendo con ello también a su limpieza. Caballitos de madera, juguetes de construcciones hechos con madera, tirachinas… estos eran los juguetes que acompañaban a nuestros padres y abuelos. Poco a poco, estos juguetes fueron quedándose atrás, con la aparición de otros más modernos. Nunca desaparecieron del todo, pero se vieron relegados al recuerdo por falta de demanda.

    Los juguetes de madera han vuelto a la vida

    Actualmente, algunas de las costumbres de nuestros abuelos han vuelto a la sociedad. Se vuelven a ver juguetes y utensilios de madera por las calles. Esto se debe a la iniciativa de personas que han apostado por los productos de madera, para darles vida útil y divertida. Animalitos de madera, cámaras de fotos, incluso herramientas forestales hechas de madera. Una variedad de productos al servicio de unas personitas muy importantes: nuestros hijos. Con los juguetes de madera, enseñamos a nuestros hijos el valor del monte. Porque del monte, sale la madera de la que se ha hecho su juguete favorito. Y también de la que está hecho el plato donde come ¡Incluso los cubiertos!

    Y no solo juguetes

    De la madera puede obtenerse casi de todo. Además de juguetes, platos y cubiertos, podemos darle a la madera usos personalizados. Pequeños cofres personalizables, láminas personalizadas y un sin fin de cosas.

    mamamadera Cuando la madera se convierte en juguete

    Mamamadera, el proyecto de una forestal con productos de madera

    Esta pequeña introducción era para presentaros mamamadera el proyecto de una compañera de profesión. Cuando la pasión y las ganas de trabajar se juntan surgen proyectos como el de mamamadera.

    Visitando su web, podemos ver todo tipo de usos divertidos y variados que podemos dar a la madera. Multitud de platos, cubiertos, juguetes personalizados, cofres, cajitas, cualquier cosa que os podáis imaginar la podréis encontrar aquí.

    Todo un ejemplo de iniciativa y pasión por el trabajo, que unido al amor de su familia, han dado vida a este gran proyecto. Pero mamamadera no sólo se queda aquí. No sólo se trata de vender productos de madera para nuestros pequeños, sino de una filosofía de vida. La vuelta a nuestras raíces, cuando la madera era el recurso de las familias para comer y jugar. Cuando los utensilios y juguetes tenían una vida eterna.

    Desde aquí mi enhorabuena a mamamadera por su proyecto.

    ¡Animaros! ¡Volved a convivir con la madera!

  • empleabilidad

    Cómo la identidad digital puede mejorar tu empleabilidad

    En mi anterior artículo hablaba de la importancia de la identidad digital. De como las marcas han tenido que actualizarse y utilizar las nuevas tecnologías a su favor, y por supuesto en su beneficio. Ahora bien, hay un aspecto en el que me gustaría profundizar más. Cómo la identidad digital puede mejorar nuestra empleabilidad.

    La evolución de la humanidad ha traído consigo muchos cambios. Las cosas que habitualmente hacíamos de una manera, poco a poco las hemos tenido que ir haciendo de otra para “adaptarnos a los nuevos tiempos”. Según la Real Academia Española de la Lengua se conoce como empleabilidad al conjunto de aptitudes y actitudes que permiten a una persona conseguir y conservar un empleo. 

    Ya seamos Ingenieros, Técnicos o Electricistas todos tenemos nuestro grado de empleabilidad. Las nuevas tecnologías y las redes sociales han hecho imprescindible que tengamos una identidad digital para mejorarla. Las empresas también han cambiado sus métodos de búsqueda de potenciales empleados. Hace unos años, las empresas publicaban sus ofertas de empleo en las páginas de anuncios de los periódicos. Y obviamente aquel que buscaba trabajo, tenía que hacerlo por este medio. En la actualidad aunque esta sección no ha desaparecido de los periódicos, se ha convertido en una opción minoritaria. Si no estás en Internet no existes, esta afirmación se ha convertido en una ley universal. 

    A día de hoy la mayor parte de las ofertas de trabajo se publican en Internet. Muchas, que no todas. Un porcentaje bastante elevado de ofertas de trabajo no llegan ni siquiera a publicarse. ¿Por qué? La razón es sencilla. La empresa ha buscado en Internet una persona con las características que quiere para un determinado puesto de trabajo y directamente le ha hecho la oferta. La empresa tenía la necesidad de un determinado trabajador, lo buscó en Internet y lo encontró. Por esta razón es tan importante tener una identidad digital. 

    empleabilidad

    Una buena identidad digital es el mejor aliado para nuestra empleabilidad

    Es un hecho, si queremos ser visibles en Internet hemos de tener una buena identidad digital. Un buen paso par cualquier persona que quiera encontrar trabajo es darse de alta en redes sociales “para trabajadores”. Aunque uno puede “venderse” en todas las redes sociales, donde más van a buscar las empresas es en este tipo de sitios web. Hemos de centrarnos en un par de sitios web a lo sumo. Es mejor estar en dos y bien, que en ocho y no poder ser capaces de mantenerlos al día. Yo, desde mi experiencia personal, recomendaría principalmente LinkedIn. Y ya si somos más hábiles, una web personal. Esta opción puede mostrar más claramente y a tu manera, quien eres y lo que sabes hacer. También es muy importante cuidar todo lo que hacemos en Internet puesto que puede ser visto por todos, amigos y empleadores. De nada sirve si tenemos una web brillante y un LinkedIn al día si luego descuidamos este aspecto.

    Asíque lo dicho amig@s, generaros una buena identidad digital y multiplicaréis vuestra empleabilidad. Hacer que las empresas os encuentren está en vuestras manos. ¡Ánimo y mucha suerte!

  • importancia de la identidad digital

    Importancia de la identidad digital

    Ya han pasado seis meses de la aparición de Digital Forestal. En Internet, porque en mi cabeza empezó hace bastante tiempo atrás. Después de este tiempo creo que toca reflexionar acerca del objetivo de este proyecto, lo que me impulsó a llevarlo a cabo y a continuar con ello el día de hoy: la importancia de la identidad digital.

    Y bien, ¿por qué es importante la identidad digital? Para aclararlo de forma sencilla os invito a que retrocedáis unos años en el tiempo. ¿Como se era visible en los años setenta, ochenta y noventa? La publicidad era la clave para que los negocios fueran visibles. Publicidad en la televisión, en la cartelería pegada en las calles, en la radio, en los periódicos… Todo valía para llamar la atención de los consumidores, con el objetivo final de obtener más beneficios. Con las campañas publicitarias las marcas generaban su propia imagen, su seña de identidad única. Las campañas publicitarias se comentaban en las calles, y se producía otro fenómeno “el boca a boca” sin duda alguna la más poderosa de las campañas de marketing. Sin quererlo, el ser humano busca las opiniones de otras personas sobre un producto, para ayudarse en la elección de uno frente a otro.

    Importancia de la identidad digital

    ¿Importancia de la identidad digital?

    Volvamos a la actualidad. El mundo que nos rodea está lleno de estímulos y de tecnología. Aunque siguen vigentes las técnicas de publicidad y marketing habituales, existe algo que pisa con fuerza: Internet y las redes sociales. Las campañas publicitarias en Internet son tanto o más importantes que las campañas en televisión y radio. Según las estadísticas, el medio más utilizado para estar al día es Internet. Y de todas las consultas que se realizan la mayor parte se hacen a través del móvil. Sabiendo esto creo que está clara la importancia de la identidad digital.

    Al igual que la identidad digital es importante para las marcas, también lo es para las personas. En el pasado, para hacernos visibles, teníamos que ir en persona a los lugares donde queríamos que nos conocieran. A la hora de buscar trabajo llevábamos el currículum en persona, porque decía más de nosotros. A día de hoy, aunque esta labor también es importante, lo es tanto o más tener una identidad digital en Internet. Las empresas cuentan ahora con una poderosa herramienta para contratar: las redes sociales. A través de las redes sociales, las empresas pueden “conocer” a sus candidatos antes de entrevistarlos. De ahí la importancia de tener una buena identidad digital.

    Una buena identidad digital puede abrirnos muchas puertas, pero también cerrárnoslas. Todos hemos ido de fiesta alguna vez, pero poner una foto con unas copas de más no nos favorece. Igual que nuestros amigos se pueden ver esa graciosa foto, el personal de recursos humanos también puede. Y esa foto puede ser la diferencia entre hacerte el candidato idóneo para un trabajo o directamente para rechazar tu candidatura.

    Cuidemos nuestra identidad digital

    Es muy importante tener una buena presencia en Internet. De ahí el querer dedicar mi trabajo a este sector. En Digital Forestal lo que hago es fomentar la importancia de la identidad digital en el sector forestal. Haciendo de esta manera el sector forestal y a las personas que trabajamos en el, más visibles, más fuertes, más reconocidas. Nuestra identidad digital es nuestra mejor carta de presentación. Cuidándola nos garantizamos una buena reputación que nos puede reportar muchos beneficios.

     

  • SARA BERCERUELO identidad digital

    Cómo crear una identidad digital y no morir en el intento

    Hoy estoy aquí para compartir una entrevista que recientemente me hicieron en el grupo de Profesionales Freelance de Castilla y León al que pertenezco. En el podcast podréis escuchar los detalles del proyecto Digital Forestal. En que consiste, sus expectativas de presente y futuro y los beneficios que puede aportar tanto para mí como para las empresas o personas que precisen mi colaboración.

    ¡Disfrutad de la entrevista!

    http://www.ivoox.com/episodio-1-4-como-crear-identidad-digital-y-audios-mp3_rf_13479541_1.html

  • setas

    Setas, los frutos de la tierra

    El otoño tiene su encanto. Pasear por los bosques, observar los cambios de los árboles con la nueva estación. Disfrutar de la melancolía de los montes con el caer de la lluvia. Pero hay otra cosa más que sucede en el otoño. Mientras los árboles van tirando sus hojas preparándose para pasar el invierno, hay otros seres que encuentran en este momento del año el ideal para salir: las setas.

    Grandes, pequeñas, moradas, amarillas, existen multitud de variedades de setas. Cuando vamos por el monte y encontramos una seta, podemos pensar que es un ente simple, pero nada más allá. Las setas en primera instancia se reproducen por esporas, que se dispersan y permanecen en estado latente, hasta que encuentran las condiciones adecuadas para germinar. Una vez que germina la espora, no sale la seta en sí, sino lo que llamamos hifa. Esta hifa, se va ramificando y extendiendo por el terreno, formando lo que denominamos micelio. Esta estructura es similar al conjunto de raíces y raicillas de los árboles. Finalmente, y tras un proceso que no explico aquí, surge la parte exterior o seta, que porta las esporas que darán lugar a futuras generaciones de setas.

    Las setas suelen tener una distribución cosmopolita, y están adaptados a vivir en multitud de hábitats. Existen muchas variedades, que se diferencian principalmente por los tipos de espora para reproducirse.

    Las setas suelen tener relaciones de simbiosis con los árboles, estas relaciones aportan beneficio a los dos miembros. Los árboles pueden obtener nutrientes que sólo son capaces de sintetizar las hifas de las setas, y las setas obtienen del árbol hidratos de carbono y vitaminas que él por sí mismo es incapaz de sintetizar mientras que el árbol lo puede hacer gracias a la fotosíntesis y otras reacciones internas. Se estima que entre el 90 y el 95% de las plantas terrestres presentan relaciones de simbiosis de forma habitual.

    setas

    Recicladoras de la naturaleza

    Las setas, aparte de diversos colores y formas, pueden cumplir funciones de “reciclado” en la naturaleza. Cuando se realiza el aprovechamiento de la madera habitualmente quedan tocones en el monte. Existen especies de setas que los colonizan y se alimentan de ellos. De esta manera, los residuos vegetales que puedan quedar después de un aprovechamiento maderero son utilizados por estas especies, que los colonizan y aprovechan las sustancias alimenticias que contengan. Diferentes especies van colonizando y aprovechando cada tocón, incluso las pequeñas virutas derivadas del proceso de degradación. Es una manera natural de limpiar el monte, de la que salen beneficiadas estas especies.

    setas

    Bonitas y venenosas

    Otro de los usos que pueden tener las setas es el de alimentar. Existen muchas especies que destacan por su excelente sabor y que son utilizadas frecuentemente en nuestras cocinas. Este aprovechamiento culinario ya viene de antaño. Los romanos en sus tiempos, ya las utilizaban en su dieta. De aquella época tomó su nombre por ejemplo, la Amanita caesarea o Amanita de los césares. Esta seta recibe su nombre porque se decía que era un manjar digno de los césares. Existen muchas especies sabrosas y comestibles, la más conocida es el Lactarius deliciosus o Níscalo.

    No todas las setas con un bonito aspecto son comestibles. Igualmente, las setas con un aspecto menos agradecido tienen por qué ser venenosas.

    Hay que tener mucha precaución a la hora de recolectar setas. Hay especies muy parecidas entre sí, y lo que pensamos que puede ser un excelente manjar puede ser el bocado que nos lleve a la tumba. Cuando no estemos totalmente seguros de si la seta es venenosa o comestible es mejor dejarla, evitando así disgustos innecesarios.

    La recogida de setas viene estando en los últimos años regulada en cotos de setas. Su aprovechamiento debe ser adecuado y regulado, para garantizar la continuidad de las especies. No hay que arrancarlos de cualquier manera, es conveniente que se recojan con una navaja y cortando el pie a ras del suelo, de esta manera conservamos el micelio. Conservando el micelio, nos aseguramos que las setas vuelvan a salir en ese lugar.

    Los Forestales y las setas

    Como todos los aprovechamientos del monte, el de las setas puede incluirse en el plan de aprovechamientos del monte. Para la correcta elaboración de estos planes, es necesaria la intervención de los Ingenieros Técnicos Forestales. Personas que conocen el monte y saben cómo aprovecharlo y de forma adecuada y sostenible.

    El trabajo de los forestales no serviría de nada sin la colaboración ciudadana. Desde aquí y una vez más, llamo la atención sobre la conciencia ambiental de todas las personas. El monte es un ente delicado que necesita nuestra atención. ¡Cuidémoslo y nos acompañará eternamente!

  • frutos comestibles

    Los frutos comestibles del bosque

    ¿Qué frutos comestibles dan nuestros árboles? En primavera, cuando paseamos por nuestros bosques podemos disfrutar con el espectáculo de su floración. El bosque se llena de colores y aromas, y el canto de los pájaros suele acompañarnos para completar la armonía. Durante la primavera y el verano, esas flores van transformándose en frutos, que al llegar el otoño se encuentran ya disponibles para la fauna autóctona. Y también para los paseantes que estén disfrutando del monte.

    No todos los árboles dan frutos comestibles. Y dentro de los que dan frutos comestibles no todos los dan con la misma frecuencia e intensidad.

    frutos comestibles

    Del castaño, la castaña y del haya, el hayuco.

    Dentro de las especies que nos dan frutos comestibles tenemos aquellas que producen los llamados frutos secos. Todos ellos suelen tener propiedades que los caracterizan. Generalmente los frutos secos están dotados de cáscara, más o menos dura, que hay que retirar para poderlos comer. También proporcionan una gran cantidad de energía, debido a su elevado contenido en grasa. Son en general considerados cardiosaludables, si se toman con moderación. Todos conocemos el castaño que nos da castañas, el nogal que nos da nueces, el avellano que nos da avellanas, pero hay otras especies no tan conocidas por sus frutos comestibles como por ejemplo el haya, que nos da los hayucos.

    Habitualmente existen aprovechamientos regulados de estos frutos, sobre todo en montes dedicados al cultivo y explotación del fruto. Otra característica muy frecuente de los árboles que producen los frutos secos es la llamada Vecería. Estos árboles no suelen tener una producción constante de fruto. Sobre todo es muy marcado el fenómeno cuando hay un año de gran cosecha. El año siguiente suele haber muy poca o ninguna producción.  El año en que la producción de fruto es muy grande el árbol ha invertido muchos recursos en ello, recursos que recupera al año siguiente reduciendo la producción de fruto. Estos picos son extraordinarios y suelen darse de forma cíclica cada cierto tiempo, habitualmente 3 o 6 años.

    Es trabajo de los Ingenieros Técnicos Forestales el regular este tipo de aprovechamientos, para que sean sostenibles y duraderos en el tiempo.

    Los frutos dulces que nos regala el bosque

    En nuestro paseo por el monte también podemos encontrarnos con otros frutos comestibles. En este caso frutos carnosos y habitualmente dulces como las bayas. Dentro de estos frutos podemos encontrarnos en nuestro paseo con los madroños. Este árbol, símbolo de la comunidad de Madrid, produce frutos denominados así mismo madroños. Según van madurando, estos frutos pasan del verde al amarillo para terminar llegando al rojo, momento donde podremos disfrutar mejor de sus cualidades.

    frutos comestibles

    Otras bayas conocidas y sabrosas son las moras silvestres. Existen las moras de árbol (género Morus) y las moras de zarza (género Rubus), que a pesar de tener el mismo nombre común tienen características bastante dispares. El aspecto de la primera es más robusto cuando está maduro, mientras que la segunda suele ser más bien blanda llegando a manchar los dedos al primer contacto. La gran mayoría, aunque no todas, suelen tener un color granate, rojo o rosado cuando están maduras. Las moras de zarza suelen encontrarse de forma natural cerca de los cauces de los ríos. Su fructificación es prácticamente continua durante todo el año, siendo de mayor producción durante los meses de junio, julio, agosto y septiembre. Sin embargo, las moras de árbol tienen una sola producción que madura durante el verano y puede aprovecharse en el otoño.

    En la foto de la izquierda podemos ver una mora del género Morus, en la foto de la derecha una mora del género Rubus.

    frutos comestibles frutos comestibles

    Otro fruto blando y de agradable sabor es el arilo del tejo. El arilo recubre casi por completo la semilla del tejo. Estos árboles son muy tóxicos, el arilo es la única parte comestible de estos ejemplares. Por eso, si queremos probarlo hemos de tener cuidado de retirar bien la semilla. Este arilo es atractivo para las aves, sirviendo así a la dispersión de la especie.

    frutos comestibles

    El monte nos da multitud de beneficios y bienestar. En nuestras manos está que estos beneficios sean duraderos en el tiempo para generaciones venideras. Todos podemos disfrutar de los frutos del bosque si recolectamos de forma sostenible. No olvidemos que los frutos comestibles de los árboles son la forma en que éstos se reproducen. Si los explotamos de forma abusiva, pronto no tendremos frutos, ni naturaleza, de los que disfrutar. El respeto a la naturaleza no está reñido con el disfrute. Cuidemos nuestro monte y podremos seguir disfrutando de él eternamente.

  • después de un incendio forestal

    Y después de un incendio forestal, ¿Qué?

    Todos sabemos lo que los incendios forestales provocan en nuestro entorno. Destrucción y desolación es lo que dejan habitualmente a su paso. Una vez extinguido ¿Qué sucede, después de un incendio forestal?

    Un incendio forestal supone un gran impacto para el medio natural donde sucede. Este medio natural, de repente se ha visto desprovisto de los árboles que lo habitaban. Con la desaparición de sus árboles, el monte ve alteradas todas las condiciones que lo caracterizaban. Las condiciones climáticas de la zona se vuelven más extremas, con más calor y menos humedad. El terreno se erosiona con más rapidez, debido a la falta de protección. Los productos que estaban destinados a salir y proporcionar alimento a especies animales han desaparecido. Y la fauna que se alimentaba y refugiaba en el bosque se ha visto obligada a marcharse. Para que las condiciones vuelvan a ser parecidas, que nunca iguales, a las de antes del incendio hay que actuar cuanto antes.

    Antes del proceso de restauración, es obligada la investigación del incendio. A través de este proceso de investigación se determinarán las causas y los causantes, lo que facilitará la futura prevención de incendios forestales en la zona. Bien a través de la educación de las personas y la concienciación de las mismas, así como con la futura planificación y ordenación de las masas forestales.

    Tras esta primera labor, necesaria e importante, vendría el siguiente paso: la recuperación del monte. La recuperación de un bosque depende de varias circunstancias. Destacamos entre ellas el tipo de especies que la habitaban, la orografía del terreno y la climatología de la zona.

    Las especies de árboles que habitan en el bosque tienen comportamientos diferentes con respecto al fuego. Existen especies que son capaces de sobrevivir, las llamadas especies pirófitas. Otras que aunque su parte aérea no resista sí lo hacen sus raíces, frutos o semillas. Y unas terceras que el fuego les facilita la colonización.

    A la hora de plantearnos como recuperar el monte después de un incendio, los Ingenieros Técnicos Forestales, tenemos dos opciones. Podemos hacerlo a través de repoblación artificial o bien dejando que el monte se regenere por sí mismo. Lo ideal, sería elegir la segunda opción. La regeneración natural siempre dará al monte más biodiversidad y le otorgará parte de su antigua identidad, a través de las semillas de los árboles que allí había. Si el monte se encontraba habitado por especies pirófitas, éstas podrán pronto regenerarse y dar lugar a nuevos arbolitos. En el caso de que no hayan sobrevivido ejemplares adultos, éstos habrán dejado sus semillas o sus raíces, de las cuales brotarán nuevos ejemplares. En el tercer caso, nos encontraremos con especies oportunistas. Éstas aprovechan que el fuego ha destruido las especies que vivían en un hábitat para colonizarlo ellas en su lugar. En cualquier caso la regeneración natural está casi asegurada, si hablamos de montes que estén habitados por este tipo de especies.

    Si nos encontramos con montes habitados por otro tipo de especies, entonces tendríamos que actuar de forma artificial a través de repoblaciones forestales. Es aquí donde entramos en juego más directamente los Ingenieros Técnicos Forestales. Los proyectos de repoblación son trabajos frecuentes realizados por estos profesionales. Un estudio previo de como era el monte antes del incendio ayudara al Ingeniero Técnico Forestal a decidir que especie se adapta mejor al terreno a repoblar. Preferentemente se hará con especies autóctonas, que son las que de forma natural poblaban el monte. Éstas especies podrán desarrollarse con más éxito que otras especies no autóctonas. Al mayor éxito en la repoblación añadimos también la entidad del monte. Utilizando especies autóctonas contribuiremos a que el monte recupere gran parte de su entidad, para ello como todos sabemos tendrán que pasar bastantes años. En ocasiones podríamos llegar a combinar la regeneración natural con la artificial, para ayudar a la pronta regeneración del monte.

    despues de un incendio forestal

    El objetivo final es conseguir la regeneración del monte.

    Siempre el objetivo final, después de un incendio forestal, es recuperar cuanto antes el monte. He aquí un pequeño dilema para el Ingeniero Técnico Forestal que lleve a cabo los trabajos de repoblación. Rapidez o biodiversidad. Para una mayor rapidez en la regeneración del monte optaremos por la repoblación forestal, por contra un monte regenerado de esta forma tendrá, a priori, menor biodiversidad. Si lo que queremos es que el monte sea lo más natural posible, optaremos por la regeneración natural. Éste tipo de regeneración proporciona mayor biodiversidad pero también tarda más tiempo. Este tiempo puede jugar en contra de la propia regeneración si la erosión no deja que la regeneración natural pueda tener éxito. Otra tercera opción sería ayudar a la regeneración natural con repoblación artificial. De esta manera protegemos a la futura regeneración natural con árboles mas adultos, a la vez que también favorecemos las condiciones del suelo al haber árboles que evitan la erosión. También, dentro de la “artificialidad” de la repoblación existiría una mayor biodiversidad. 

    Sea cual sea la opción elegida, lo importante es actuar con rapidez. Si hablamos de terrenos en pendiente esta urgencia es mayor. La falta de cubierta vegetal, hace a estos terrenos más vulnerables frente a la erosión en las épocas de lluvia. La pérdida de suelo debida a la erosión haría si cabe peores las condiciones de futura regeneración del monte.

    Una vez más apelo a la responsabilidad ciudadana. Según el calendario ya hemos entrado en el otoño, estación menos favorable climatológicamente para los incendios forestales. Pero aunque se dé esta circunstancia no hemos de bajar la guardia por que los incendios forestales, aunque con menor frecuencia, pueden originarse en cualquier momento del año. Las negligencias humanas son las causas más frecuentes de incendios forestales. Evitándolos nos ahorramos mucho, económica y moralmente.

  • Abejas

    Abejas, un insecto necesario

    Últimamente y cada vez con más frecuencia escuchamos que las abejas están desapareciendo, ¿pero, es esto cierto? Y ¿qué implicaría esto para nosotros? No es que la pérdida de otras especies animales y vegetales no sea importante pero, es la primera vez que la desaparición de una especie podría comprometer la existencia de otras especies animales, incluida la especie humana.

    La polinización es un proceso fundamental para la reproducción de las plantas con flor. Existen varias formas de polinización en la naturaleza, pero la más efectiva es la realizada por las abejas. Ellas están especializadas en realizar esta labor. Un solo ejemplar puede visitar miles de flores todos los días, trasladando así el polen de unas a otras. La dispersión del polen realizada de esta manera favorece la biodiversidad de los frutos y semillas, a la vez que aumenta su producción. Si no se produce esta polinización, la primera consecuencia sería la falta de fruto y la segunda la falta de semillas.

    Varias son las causas de la desaparición de las abejas. Una de ellas es conocida como colapso de colonias. Este término se acuñó a partir del año 2000, debido a que la desaparición de abejas creció enormemente, en una proporción superior a la normal. La causa principal de este fenómeno se asocia a diferentes tipos de virus que afectan a las abejas, aunque también se han valorado otras posibles causas como el estrés por cambios en el entorno y el uso de pesticidas.

    Otra de las causas de la desaparición de las abejas es la falta de cuidado de su entorno. La polinización no es un servicio ecológico gratuito de la naturaleza. Para que las abejas puedan realizar una polinización efectiva necesitan que cuidemos sus refugios de vegetación natural y sus hábitats naturales. Si estos se pierden, se reducen o se fragmentan, se limitará su actividad. Son necesarias prácticas de gestión adaptable para mantenerlos.

    Otra cuestión son los pesticidas. Aunque éstos utilizados de una manera regulada y adecuada pueden reducir su impacto sobre los insectos, además de sobre otras especies.

     

    Abejas

    Un pequeño insecto que mueve el mundo

    “Hasta el más pequeño puede cambiar el curso del futuro” le decía la dama Galadriel a Frodo en la saga de El señor de los anillos”, y efectivamente así es. La disminución del número de abejas es un problema a escala mundial que nos afecta a todos.

    A nivel local y regional están repartidas pequeñas economías familiares que viven de la producción de miel y cera de abejas. La disminución de estos insectos afectaría de forma directa a estas familias.

    Por otra parte y a nivel más global, la calidad y biodiversidad de las frutas y las semillas. La disminución de las abejas afectaría de forma directa a la fruta que consumimos, en calidad y cantidad. También, al igual que en el caso anterior, se verían afectadas familias que basan sus economías en la producción de sus frutales.

    El problema de la desaparición de las abejas es cosa de todos. Cuidando y respetando nuestro entorno estamos cuidando y protegiendo nuestro futuro.