• prevención

    ¿Por qué es mejor invertir en prevención que en extinción?

    prevención

    ¿Por qué es mejor invertir en prevención que en extinción?

    Todos los años cuando llega el verano, es típico hablar de chiringuitos, vacaciones, la canción del verano, y también, desafortunadamente, es típico hablar de los incendios forestales. Miles de hectáreas arden todos los veranos y en las noticias vemos el despliegue de medios dedicados a su extinción. Pero, ¿qué pasaría si invirtiéramos en prevención en vez de en extinción?

    La evolución de la sociedad ha llevado a las personas a emigrar a las ciudades en busca de un futuro mejor. Los pueblos se han ido quedando vacíos y con ello también se han ido perdiendo los usos tradicionales del monte. Usos como la recogida de leña y el pastoreo extensivo que contribuían de forma directa a la limpieza del monte.

    La falta de educación y civismo contribuyen otro tanto en los incendios forestales. La mayor parte de ellos se producen por accidentes o negligencias de origen humano, perfectamente evitables desde mi punto de vista con una buena educación ambiental desde la infancia en los colegios.

    Y por último, una manifiesta falta de ordenación territorial y gestión forestal de nuestros montes.

    prevención

    Tenemos que actuar

    Actuar sobre estos tres puntos, es primordial para la prevención de incendios forestales. No podemos frenar la evolución, eso es un hecho, pero sí podemos actuar a través de una adecuada gestión forestal de nuestros montes. Con ello podríamos obtener múltiples beneficios. La generación de empleo forestal estable en el núcleo rural, la prevención de incendios y una futura generación educada en el respeto al medio ambiente.

    Por otro lado tenemos los medios de extinción. Gracias a ellos la mayor parte de los incendios forestales no llegan a grandes dimensiones. Pero existe la llamada paradoja de la extinción. Cuanta más eficacia se alcanza en la extinción de incendios, más se favorece que algún incendio no se logre controlar y de lugar a un incendio catastrófico. Existe un gran postureo político con este tema. El ministerio de Fomento y Medio Ambiente saca pecho cuando habla de ellos, pero nunca hablan de lo que hay detrás. Escudándose en ese cuerpo de extinción olvidan que el monte podría gestionarse para no tener que necesitar tanto medio de extinción. Dejando de lado esta gestión lo que sucede es que cada año nuestros montes están cada vez más descuidados y con un mayor riesgo de incendio, pero… como tenemos un excelente cuerpo de extinción no pasa nada. Está muy bien tener un sistema de prevención de incendios bien dotado. Personal cualificado, medios aéreos y terrestres con gran capacidad de actuación, pero ¿cuánto y de que manera nos cuesta esto?

    Económica y moralmente hablando. No hablo del coste literalmente dinerario, que también es importante, sino del coste moral e incluso humano. Cuando se produce un incendio es mucho lo que se pierde, más cuanto mas grande sea su superficie. Hablo del coste en aprovechamientos que no se van a poder realizar (piñas, leñas, setas, entre otros), de los animales que ya no van a habitar en ese bosque, de la protección que ese monte nos daba (en cuestión de clima y erosión) y que ya no nos va a dar, hablo de las vivencias que no vamos a poder tener en él. Después de un incendio, el monte ya no volverá a ser el mismo.

    Pensemos un poco, ¿no es mejor evitar que un incendio suceda a tener que actuar contra él?

    Los incendios van a seguir existiendo, nos guste o no. Pero en nuestra mano está que nos hagan el menos daño posible.

    Fomentemos la prevención, con ello saldremos ganando.

Leave a comment

If you want to share your opinion, leave a comment.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>