• setas

    Setas, los frutos de la tierra

    El otoño tiene su encanto. Pasear por los bosques, observar los cambios de los árboles con la nueva estación. Disfrutar de la melancolía de los montes con el caer de la lluvia. Pero hay otra cosa más que sucede en el otoño. Mientras los árboles van tirando sus hojas preparándose para pasar el invierno, hay otros seres que encuentran en este momento del año el ideal para salir: las setas.

    Grandes, pequeñas, moradas, amarillas, existen multitud de variedades de setas. Cuando vamos por el monte y encontramos una seta, podemos pensar que es un ente simple, pero nada más allá. Las setas en primera instancia se reproducen por esporas, que se dispersan y permanecen en estado latente, hasta que encuentran las condiciones adecuadas para germinar. Una vez que germina la espora, no sale la seta en sí, sino lo que llamamos hifa. Esta hifa, se va ramificando y extendiendo por el terreno, formando lo que denominamos micelio. Esta estructura es similar al conjunto de raíces y raicillas de los árboles. Finalmente, y tras un proceso que no explico aquí, surge la parte exterior o seta, que porta las esporas que darán lugar a futuras generaciones de setas.

    Las setas suelen tener una distribución cosmopolita, y están adaptados a vivir en multitud de hábitats. Existen muchas variedades, que se diferencian principalmente por los tipos de espora para reproducirse.

    Las setas suelen tener relaciones de simbiosis con los árboles, estas relaciones aportan beneficio a los dos miembros. Los árboles pueden obtener nutrientes que sólo son capaces de sintetizar las hifas de las setas, y las setas obtienen del árbol hidratos de carbono y vitaminas que él por sí mismo es incapaz de sintetizar mientras que el árbol lo puede hacer gracias a la fotosíntesis y otras reacciones internas. Se estima que entre el 90 y el 95% de las plantas terrestres presentan relaciones de simbiosis de forma habitual.

    setas

    Recicladoras de la naturaleza

    Las setas, aparte de diversos colores y formas, pueden cumplir funciones de “reciclado” en la naturaleza. Cuando se realiza el aprovechamiento de la madera habitualmente quedan tocones en el monte. Existen especies de setas que los colonizan y se alimentan de ellos. De esta manera, los residuos vegetales que puedan quedar después de un aprovechamiento maderero son utilizados por estas especies, que los colonizan y aprovechan las sustancias alimenticias que contengan. Diferentes especies van colonizando y aprovechando cada tocón, incluso las pequeñas virutas derivadas del proceso de degradación. Es una manera natural de limpiar el monte, de la que salen beneficiadas estas especies.

    setas

    Bonitas y venenosas

    Otro de los usos que pueden tener las setas es el de alimentar. Existen muchas especies que destacan por su excelente sabor y que son utilizadas frecuentemente en nuestras cocinas. Este aprovechamiento culinario ya viene de antaño. Los romanos en sus tiempos, ya las utilizaban en su dieta. De aquella época tomó su nombre por ejemplo, la Amanita caesarea o Amanita de los césares. Esta seta recibe su nombre porque se decía que era un manjar digno de los césares. Existen muchas especies sabrosas y comestibles, la más conocida es el Lactarius deliciosus o Níscalo.

    No todas las setas con un bonito aspecto son comestibles. Igualmente, las setas con un aspecto menos agradecido tienen por qué ser venenosas.

    Hay que tener mucha precaución a la hora de recolectar setas. Hay especies muy parecidas entre sí, y lo que pensamos que puede ser un excelente manjar puede ser el bocado que nos lleve a la tumba. Cuando no estemos totalmente seguros de si la seta es venenosa o comestible es mejor dejarla, evitando así disgustos innecesarios.

    La recogida de setas viene estando en los últimos años regulada en cotos de setas. Su aprovechamiento debe ser adecuado y regulado, para garantizar la continuidad de las especies. No hay que arrancarlos de cualquier manera, es conveniente que se recojan con una navaja y cortando el pie a ras del suelo, de esta manera conservamos el micelio. Conservando el micelio, nos aseguramos que las setas vuelvan a salir en ese lugar.

    Los Forestales y las setas

    Como todos los aprovechamientos del monte, el de las setas puede incluirse en el plan de aprovechamientos del monte. Para la correcta elaboración de estos planes, es necesaria la intervención de los Ingenieros Técnicos Forestales. Personas que conocen el monte y saben cómo aprovecharlo y de forma adecuada y sostenible.

    El trabajo de los forestales no serviría de nada sin la colaboración ciudadana. Desde aquí y una vez más, llamo la atención sobre la conciencia ambiental de todas las personas. El monte es un ente delicado que necesita nuestra atención. ¡Cuidémoslo y nos acompañará eternamente!

Leave a comment

If you want to share your opinion, leave a comment.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>